NOS IDENTIFICAMOS EN DEFENSA DE DIOS, LA PATRIA Y LA FAMILIA
  Hugo Moyano
 


10 de  Agosto de 2012
Hugo Moyano y Sra.

Hugo Antonio Moyano era apenas un adolescente cuando la fuerza del destino lo puso en el lugar indicado, en el momento preciso, una observación celosa que despertó la envidia del joven camionero marplatense fue el instante en la historia que inició una vida de poder, dinero, traiciones, lealtades y victorias. El “Negro”, como lo llaman los amigos, descargaba cajas de mercadería en el centro de la ciudad balnearia cuando vio pasar a un colega de otra empresa de transporte con su ropa de trabajo reluciente, uniformes que los patrones de Hugo no entregaban en su empresa, Moyano se miró las pilchas que traía puestas, y las comparó con las de su uniformado compañero. “¿Y por qué nosotros no?”, pensó, así emprendió su primera lucha sindical, con tan sólo 17 años.
Unos veinte años más tarde, en 1983, llegó a Buenos Aires con un secreto bien resguardado venía por todo el poder, la puja por el sindicato camionero en 1989 le costó una causa por tenencia de cocaína y dos días en la cárcel, para sobrevivir políticamente, debió pactar con su verdugo, el empresario Alfredo Yabrán.
Moyano es un líder ambicioso, un hombre que luchó toda su vida por desposeerse del mote de “don nadie”; un rezagado que escaló sin medida pero con una estrategia sindical que hoy marca su estilo: lidera la Confederación General del Trabajo (CGT), pero sigue pensando como un delegado de base, así lo describe su fiel amigo y principal asesor, el diputado Héctor Recalde.
Tiene siete hijos, atravesó dos divorcios y conoció el “verdadero amor” en la década de 1990, cuando Liliana Zulet, una empresaria condenada a dos años de prisión en suspenso por defraudación, le quitó el aliento en una mediación extrajudicial, la rubia logró sacarle al camionero 500 mil dólares que la Obra Social del sindicato le debía a su empresa de salud, Moyano le sacó el número de teléfono y la invitó a salir.
Fue un padre ausente por las exigencias de su carrera, las culpas lo llevaron arrimar a sus hijos bajo su ala, Pablo, Facundo, Huguito, Karina y Paola ahora recuperan el tiempo perdido trabajando junto a su padre, Emiliano, su cuarto hijo, es una de las debilidades de Moyano, complejos tratamientos lograron estabilizar su salud, luego de que le diagnosticaran una esquizofrenia.
En su relación con el poder, el líder camionero ha sido un táctico permanente, aconsejado por el histórico líder metalúrgico, Lorenzo Miguel, y aprendiz de la consigna vandorista de “pegar primero para negociar después”, logró marcar un estilo sindical y una corriente cegetista de la que depende el 80 por ciento del PBI, el avance del transporte automotor y la logística, la conquista de afiliados de otros gremios y la alianza con ellos convirtieron a un sindicato menor de apenas 20 mil adeptos a un imperio que asegura tener 140 mil afiliados, y ramificaciones de poder a través de los gremios aliados, una historia de vida que podía ser una novela, pero es una realidad.
La esposa de Moyano Liliana Zulet
La historia de Zulet, rubia, de gestos ampulosos, nacida en Lomas de Zamora, es aún más jugosa, en abril de 2002, el Tribunal Oral en lo Criminal, la condeno a dos años de prisión en suspenso por estafa y uso de documentos privados falsos, en 1993, que le permitió obtener 420 mil dólares del ex Banco Roberts, Zulet reconoció el delito y negoció una salida decorosa con la fiscalía, en esa causa, consta la declaración de un testigo que aseguró que en 1993 Zulet viajó a Inglaterra con “su pareja Hugo Moyano”.
Liliana Esther Zulet, también divorciada conoció a Hugo Moyano en las condiciones anteriormente relatadas, y en el día del camionero compartió con Moyano y la Presidenta el escenario del estadio de Vélez, también maneja la obra social y la contrustructora ACONRA, ambas con sede en la calle Florida 878.
Ella prefiere que le digan Liliana Moyano, sabe el poder de ese apellido, conoce el lugar que tiene, su documento dice: Liliana Esther Zulet, pero su anonimato es inversamente proporcional a la importancia de su conducción, en los papeles es sólo una empleada, en la práctica es la mujer de Hugo Moyano, la encargada de custodiar los negocios más sensibles del gremio de Camioneros y a quién podría apuntar la Justicia, si se profundiza la investigación contra la Obra Social del Sindicato de Choferes de Camiones (OSCHOCA) por presunta estafa al Estado.
De acuerdo a la información de ANSES a la que accedió una fuente bien informada, Zulet cobró hasta julio de 2010, la última actualización del sistema, un sueldo de la empresa IARAI S.A , la empresa que gerencia Conducir Salud, el nombre de fantasía de la obra social de Camioneros, no sólo es la mujer del jefe y empleada, sino que maneja la Obra Social, según los datos de la Inspección General de Justicia, la presidenta de IARAI S.A, es Valeria Salerno, hija del primer matrimonio de Zulet, Salerno es otra pieza clave en la estructura de los negocios de Moyano. Además de ser la presidenta de la gerenciadora, es la apoderada de la Obra Social.
Según una pericia que realizó el Instituto Nacional de Medicamentos (INAME), para poder cobrar subsidios por 400 mil pesos, Camioneros entregó al Estado 200 troqueles adulterados del remedio oncológico Erbitux, los troqueles fueron presentados ante la Administración de Programas Especiales (APE), el organismo que reparte el fondo destinado a financiar tratamientos médicos de alta complejidad.
La historia los marcó, Zulet y Moyano se conocieron negociando un contrato para la vieja obra social del sindicato del jefe de la CGT, Zulet era una acreedora de la vieja gerenciadora y Moyano intentó persuadirla y según publicó el diario Perfil, Zulet ingresó a IARAI S.A en noviembre de 2005 y lo hizo con toda su estructura, desembarcando junto a su padre, Francisco Zulet y su hija.
 
Valeria Salerno tiene 36 años, es contadora y fue la encargada de manejar la facturación de Chenyi S.A, una empresa de logística y transporte vinculada a socios de Daniel Llermanos, el abogado de Moyano, en la actualidad, Salerno cobra un sueldo de la sociedad Damas de Caridad.
La sede social de IARAI es Florida 878, un edificio en la peatonal porteña donde están concentrados gran parte de los negocios de Camioneros, Zulet también controla otra caja importante para Moyano, la constructora del sindicato: ACONRA Construcciones S.A, según los registros societarios, la hija de Zulet es la vicepresidenta de ACONRA ¿Sede social? La misma que IARAI, también otro nombre que se repitió en el directorio de ambas empresas es el de Vicente Alfredo Asorey, un metalúrgico que integra el círculo íntimo de Zulet, que también es firma autorizada para los cheques que salgan a nombre de IARAI, la constructora de Zulet es la misma que edificó el hotel de Camioneros en Mar del Plata y la que está terminando el Sanatorio Antártica, obras millonarias que salieron de la caja del sindicato y terminaron en las arcas de empresas vinculadas a Moyano, madre e hija también integran el directorio de DIXEY S.A, una empresa que también sería prestadora de Camioneros, todo indica que Moyano está tranquilo, tiene quien le cuide los números.
“Si creen que con esto van a debilitarme, están equivocados, me fortalecen más, los poderes mediáticos intentan demonizarme, pero me parece que me están haciendo una persona angelical”, dijo Hugo Moyano para intentar despegarse de la causa de los troqueles truchos, “Yo no sé quién hace los troqueles, si aparece un dólar falso ¿quién es el culpable, Obama?”, agregó el Camionero.
Su mujer, Liliana Zulet es la que maneja desde las sombras la obra social de Camioneros (una caja superior a los 30 millones de pesos anuales), además controla un Instituto geriátrico y la parte de turismo de Camioneros.
Los directorios de las empresas vinculadas a Zulet y Moyano se repiten en estructura. Mismas sedes sociales y mismos integrantes.
1. Tres son las empresas confirmadas que se vinculan directamente a Zulet y que tienen relación directa en los negocios con el sindicato de Camioneros: IARAI S.A. (obra social), DIXEY S.A. (talleres y ropa de trabajo) y ACONRA (constructora).
2. La Obra Social del Sindicato de Choferes de Camiones es seguida de cerca por la Justicia en una causa que investiga a Camioneros por presunta defraudación al Estado para poder cobrar subsidios.
3. La constructora ACONRA es la que se encargó de edificar el hotel de Camioneros en Mar del Plata y está a cargo de la construcción del Sanatorio Antártida, en la ciudad de Buenos Aires, una obra superior a los 20 millones de pesos.


 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=